La función que tiene el botiquín de primeros auxilios es asistencial, en caso de sufrir lesiones leves o bien como asistencia primaria antes de la sanitaria, esto debido al alto índice de riesgo que existe al interior de nuestros hogares por accidentes como cortaduras, quemaduras o golpes.

Se recomienda ubicar el botiquín de primeros auxilios en un lugar accesible y conocido por todos los habitantes de la casa, pero fuera del alcance de los niños pequeños. Este dispositivo consta de una caja hermética, que puede estar fija o de fácil transportación, con al menos los siguientes elementos y material de curación:

- Curitas de diferentes tamaños
- Cinta de tela hipoalergénica
- Gasas y compresas estériles
- Vendas de distintos tamaños, longitudes y materiales (de gasa, elásticas, etc.)
- Tijeras y pinzas sin dientes
- Guantes desechables, estériles y normales
- Antisépticos, como yodo, agua oxigenada, jabón líquido y/o alcohol.
- Bote de suero estéril para lavado de heridas
- Bolsas de frío y calor
- Sueros de rehidratación oral
- Termómetro

Recomendaciones generales

- Colocar el botiquín en un lugar seco y protegido, fuera del alcance de los niños pequeños. De ser posible, adquirir uno que tenga llave o sea de difícil apertura.

- Guardar los prospectos y envases de todos los productos, para identificarles en caso de alguna intoxicación por su empleo.

- Revisar el contenido del botiquín al menos dos veces al año, para reponer lo que se haya usado y desechar aquello que esté caducado.

- Mantener el botiquín de primeros auxilios libre de polvo y cambiarlo en caso de sufrir cualquier daño.


Para mayores informes sobre los diferentes tipos de botiquines de primeros auxilios que podemos ocupar en la casa, oficina o negocio, contacta a nuestros asesores y con gusto te ayudaremos a conocer los materiales e insumos más adecuados para tus dispensarios de emergencia.