Los exámenes toxicológicos, o pruebas antidoping, son realizados para detectar la presencia de cualquier tipo de droga en el cuerpo, sean de prescripción legal o de consumo ilegal. Para esto, existen diferentes tipos de procedimientos para recabar y procesar las muestras, estando entre las más comunes:




  • Antidoping en orina. Detecta el consumo reciente (de 3 a 5 días) de sustancias, excepto la marihuana o cannabis, ya que esta puede ser detectada hasta 28 días después.
  • Antidoping por sangre. Permite identificar la presencia de sustancias pocas horas después de su consumo, incluyendo la ingesta reciente de alcohol, aunque no es muy útil para reconocer la presencia drogas que no permanecen mucho tiempo en el torrente sanguíneo.
  • Antidoping por saliva. Puede detectar la presencia de sustancias hasta su consumo posterior a 3 días, por lo que muchas drogas no son detectadas pasando el plazo mencionado.
  • Antidoping por medio del cabello. Esta prueba cuantifica el consumo crónico o a largo plazo.

Para realizar una prueba de antidoping no es necesario presentarse en ayunas, pero si indicar el tipo de sustancias que se han ingerido, especialmente si tomamos medicamentos controlados, además de cualquier tipo de suplemento alimenticio, con la finalidad de que se tengan en cuenta dichas sustancias al realizar la evaluación.

El tipo de drogas que detectan los exámenes toxicológicos varían según las necesidades de monitoreo, pero se recomienda como mínimo que las pruebas detecten las seis drogas de mayor consumo en México:



  • Marihuana.
  • Cocaína (incluyendo el crack).
  • Anfetaminas.
  • Metanfetaminas (conocidos como cristal y éxtasis).
  • Benzodiacepinas (tranquilizantes como Diazepam).
  • Opiáceos (analgésicos derivados de la morfina).

Para mayores informes sobre pruebas antidoping y otros estudios para el ámbito laboral o personal, comunícate con nuestros asesores para contar con una asesoría personalizada y profesional.